Bueno, pero ¿y los goles?

Que buen partido del Real Madrid, dominio táctico y repaso de Santiago Solari en su propio estadio a Ernesto Valverde. Manejo defensivo casi perfecto, sobre todo en la banda izquierda con Reguilón, el mejor del partido, y con Lucas Vázquez y Carvajal, juntos y replegados en la banda derecha.

En ataque muchísimo mejor, el talento y la valentía de Vinicius por el costado izquierdo volvió loco a Semedo y a Piqué, mientras que Lucas y Benzema ganaron los espacios en la parte derecha, los 3 líderes del ataque con 5 ocasiones claras de gol en total… Resultado: Real Madrid 0-3 Barcelona.

Parece que fuera mentira, pero así es, así termina la mejor descripción del partido táctico del Real Madrid, en el cual el Barcelona se lleva del Santiago Bernabéu una goleada a favor y una eliminatoria sentenciada a falta de 20 minutos del final.

La ley de toda la vida, la norma que rige al fútbol, la razón por la que la gente va a un estadio y se enamoró desde el primer día de este deporte… casualmente lo primero que olvidó el Real Madrid: el gol.

El madridismo está sintiendo en carne viva lo que es perder la esencia del fútbol, no se le puede llamar mala suerte a algo que depende de ti. 7 ocasiones de gol tuvo el Madrid en toda la eliminatoria, ocasiones claras de las cuales solo metió 1.

De qué te sirve ser el mejor del partido, el que más corre, el que más hace sufrir al rival, si a la hora de la verdad dejas el pollo enfriar en el patio trasero para que cuando te des cuenta ya se los han comido los pájaros.

El Madrid fue superior en los dos partidos pero no lo fue en lo que más importa y que da risa y rabia dependiendo de quién lo vea, por lo obvio que es: los goles. Partido de vuelta, 3 ocasiones que enviarían al madridismo con una goleada en la primera parte, otra ocasión clara que se suma en la segunda, termina siendo el resultado a favor de un equipo que la metió sin mucho esfuerzo pero sí cuando tenía que hacerlo.

Reguilón magestuoso, Vinicius determinante, los dos, menores de 20 años, podrán decir que en el mejor partido de sus vidas perdieron 3-0 y en casa, en una semifinal de Copa contra el Barcelona.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *